20 de enero de 2011

Cosas... sucias

Todos los escritores tienen una serie de motivos a los que recurren. Cada personaje, incluso, puede describirse usando unos motivos que lo caracterizan a él, y a ninguno más.
Un motivo es un elemento recurrente, que define de alguna manera alguna característica propia de un personaje y lo diferencia de los demás. Por ejemplo, ahora que estoy empezando con Orgullo y Prejuicio, Jane se diferencia de Elisabeth en que Jane es mayor; ellas dos se diferencian de las pequeñas en que las pequeñas son un poco maleducadas, indiscretas y estruendosas. Entonces, se podría decir que Jane tiene los motivos de “-irrespetuosa, -maleducada, +mayor” (ya hablo como mi profesora de Gramática...).
Por hacerlo un poco más fácil (y porque estoy hablando de memoria, no he leído nada formal sobre motivos literarios) Winnie Poo tiene como motivo principal la miel. Winnie Poo no es él sin el tarro de miel, o buscando el tarro de miel. De una manera más simple o más compleja, todos los personajes se diferencian unos de otros por motivos.
Cuando escribo (o escribía, viendo la racha que tengo), tenía muy claro esto de los motivos. Y podría hacer una lista de los que uso más frecuentemente, pero es más meritorio que alguien estudie mi obra y los enumere él (por soñar...). Me gusta esconderlos dentro de los relatos, uniéndolos entre sí y dando pistas sobre los personajes, situaciones y experiencias reales mías. Uso sobre todo parecidos entre personajes, situaciones, localizaciones y fechas y horas. Están bastante a la vista, no hay que esmerarse tampoco mucho para encontrarlo.
A raíz de escribir, me planteé en qué motivos podría definirse a mí. Qué cosas digo, hago, tengo, habitualmente, y que me definen. Creo que, como los personajes literarios, aunque de una manera diferente y más compleja, todos tenemos unos motivos recurrentes que nos diferencian del resto. También creo que nosotros tenemos unos motivos para definirnos a nosotros mismos, pero que pueden ser diferentes a los que tiene el resto del mundo de nosotros. Yo puedo pensar que se me caracteriza por mi asombrosa belleza y creerme muy guapa, pensar que eso es algo importante en mí; sin embargo, para el mundo puedo ser más bien fea, o por lo menos ese rasgo no llamar la atención.

Y esto viene a que acabo de coger en la biblioteca uno de los libros de Diego Ameixeiras que tengo pendientes de leer. Y al segundo capítulo me encontré un personaje descrito tal y como me describo a mí misma, o como podría describírseme. Ella y yo no solamente coincidimos en nombre, y aspecto físico, sino que cosas que ella tiene a su alrededor son motivos propios, internos, recurrentes, que uso para describirme a mí misma. Hasta su novio tiene rasgos que pueden definir a David. Tiene algunas cosas literaturizadas en las que no coincido, pero el 90% del mundo que rodea a ese personaje, es parte de mi mundo.
Es una sensación rara. Abrir el libro y medio encontrarme. Y menos sabiendo lo que tengo yo con los libros de Diego Ameixeiras.
Es algo que no he sentido jamás. Y la culpa la tienen los pequeños detalles que hay alrededor del personaje, sino hubiera podido pasar por uno más. Pequeños detalles que no hay manera de que nadie supiese, pero que están ahí, junto a un personaje que lleva mi nombre, piensa cosas que pienso yo, y lo rodean motivos que tengo yo. Cosas tan peregrinas como las ganas que tengo desde hace tiempo como un tatuaje de un cógido de barras (como si hubiera muchos), y que lleva su novio tatuado en la nuca, donde pensé en hacérmelo pero acabé rechazando la idea. Cosas así. No sé explicarme mejor.

Tenía que escribir esto para poder seguir leyendo. No era capaz de concentrarme. Quizás con el paso del libro la voy conociendo un poco más y ya no me recuerda tanto a mí misma, pero la sorpresa/susto me la llevo.

2 comentarios:

ichirinnohana_is dijo...

Me va a dar que pensar tu entrada sobre los motivos de los personajes, sí señora...

Un beso y no te rayes con ese personaje :P

A. Sunrider dijo...

Me habías contado al respecto pero no sabía que la cosa coincidía tanto. Habrá que leérselo entonces ^^